Saber detenerse

Una noche, una mamá regresaba de trabajar un poco tarde, cansada e irritada. Encontró a su hijo de 7 años que la esperaba enfrente de la puerta.
— ¿Mamá te puedo preguntar algo?
— ¡Por supuesto! Le contestó ella
— Mamá, ¿Cuánto ganas por una hora de trabajo?

Related Videos


Today's Devotional

Happy Ascension Day
What’s one way you can celebrate the ascension of Jesus Christ today?

read more

Let's Make ItFacebook official!