Today's Devotional

Seeing is Disbelieving
How does God’s promise in Deuteronomy 1:30-31 encourage and prepare you to fight for what’s true?

read more

KUTLESS(SEA OF FACES) LIVE FROM PORTLAND

La santidad comienza dentro de la persona, con un propósito recto que busca expresarse en una conducta recta.



Los objetivos, la pasión, el deseo, el anhelo, la aspiración, la meta y el impulso que motivan a una persona santa es agradar a DIOS, tanto por lo que uno hace, como por lo que evita hacer. En otras palabras, uno practica las buenas obras y desecha las malas.



La santidad es siempre la respuesta agradecida del pecador por la gracia recibida.



Hoy en día ¿Qué es lo que los cristianos predicamos y enseñamos, y el tema acerca del cual producimos programas de TV y videocasetes? La respuesta parece no ser la santidad si no el éxito y los sentimientos positivos; alcanzar la salud, la riqueza, la liberación de las preocupaciones, el sexo saludable y las familias felices.



Estoy seguro de que habrás oído muchos, muchísimos sermones acerca de la fe. Me pregunto ¿cuán a menudo habrás escuchado una sucesión o incluso un solo sermón acerca del arrepentimiento? Tienes libros en tu hogar que dicen cómo vivir la vida cristiana victoriosa. ¿Mencionan ellos el arrepentimiento, o dicen que es vital para una larga vida disciplinada?



Pero si tratamos con ligereza o ignoramos la importancia de la santidad estamos absoluta y completamente equivocados. De hecho, se nos ordena la santidad.



En realidad, la santidad es el objetivo de nuestra redención. La santidad es el objetivo de nuestra nueva creación. Nacemos de nuevo para que podamos crecer en nuestra semejanza a CRISTO.



La santidad empequeñece con efectividad a Satanás en sus planes en nuestras vida

Related Videos