Cortes y recortes

Cortes y recortes me recortan el poder tan bonito y rimbombante como adquisitivo él. Me dejan sin la merienda, sin poder comprar el té, sin salida los domingos y con el “porsche” en el taller. Ya no puedo verte niña en la “pisci” de papá, no puedo comprar el vino y de lo otro ni hablar. No me dejes ya tirado sin un duro en el portal que comprarte los “manolos” me ha dejado tiritando y sin el viaje a Vietnam. Y es que yo, no soy nadie sin dinero, con seis mil al mes no puedo ni mandar cantar al ciego de las fiestas de papá. Deme algo, señorita, o me voy a suicidar. Sin dinero estoy canino como el famoso pollino de las tierras de Morón. Quietos esperen un momento que sin plumas y espolones habitaba un gallo hambriento que por allí aterrizó. No sé el pero yo.

Related Videos


Today's Devotional

Fighting Temptation
When are you most vulnerable to temptation?

read more

Let's Make ItFacebook official!